Shop Sundance Catalog

icon icon

Wednesday, August 3, 2016

Exclusive,"Medidas extraordinarias de seguridad en El Salvador: ¿Pueden reducir la violencia en el país?" by Noemy Polanco and Harry E. Vanden

Medidas extraordinarias de seguridad en El Salvador: 
¿Pueden reducir la violencia en el país?

Por

Noemy Polanco

Y

Harry E. Vanden

Después de abandonar una tregua entre las pandillas que se negoció con la ayuda del gobierno del FMLN en 2012 la violencia en El Salvador aumento significativamente, los registros del nivel de muertes violentas se elevó hasta alcanzar cifras entre los 25 o 30 homicidios por día hasta llegar a más que 100 homicidios por 100,000, habitantes por ano haciendo el Salvador el país no en guerra más violento en el mundo. Los niveles de violencia han sido atribuidos a las maras, las pandillas Mara Salvatrucha (MS ó MS-13) y Barrio 18 (M 18).Por ello el gobierno del FMLN, en turno hoy representado por el Presidente Salvador Sánchez Cerén, ha optado por implementar medidas extraordinarias en la búsqueda de reducir la violencia y desarticular las estructuras de crimen organizado en manos de grupos de pandillas.

El Presidente Sánchez Ceren, en su informe del segundo año de gobierno, consideró el tema de la seguridad pública como una prioridades en su administración, y sostuvo que la puesta en marcha de las medidas extraordinarias están dando resultados positivos. Él hizo énfasis en la reducción de homicidios y otros delitos considerados de alto impacto en la sociedad salvadoreña, la cual se ha visto agobiada por el accionar de grupos y estructuras criminales conformadas por las dos principales pandillas “MS” y Barrio “18”.

En enero del presente año los homicidios alcanzaron la cifra de 740, en febrero se contabilizaron 664, en marzo 611, en abril 353, en mayo 351 y en junio, se contabilizaron 331 homicidios a nivel nacional , el promedio del mes de junio alcanzó la cifra de 11 homicidios por día y en enero era de 24 homicidios por día ( según la estadística de la Policía Nacional Civil).

La política original del FMLN de hacer una trasformación profunda de El Salvador se frustró por la ayuda masiva que el gobierno estadounidense dió al gobierno y sectores conservadores y especialmente a las fuerzas de seguridad desde 1980 hasta la paz negociada en 1992.. Según la perspectiva norteamerican, han parado un revolución comunista. El partido fundado por Roberto d’Abuson (ARENA) y la ultra derecha mayormente dominó la política salvadoreña hasta la elección de Mauricio Funes a la presidencia de la república en 2009 pero el FMLN no tenía mayoría en la Asamblea Legislativa y tuvo que seguir una línea menos radical. La condiciones socio-económicas en el país, la falta de cambios estructurales y el aumento de las deportaciones de las Estados Unidos en los últimos años, son factores que han influido en la formación y aumento de las maras o pandillas en el país centroamericano. Por ejemplo, de acuerdo a informes de la dirección general de migración de El Salvador, Estados Unidos deporta a cerca de 20 mil personas al año, solo en año 2014 la cifra de deportados alcanzó las 28,942 personas y en el año 2015 el número de deportados fue de 21, 752.. Así que ese conjunto de factores ha ido generando mucha más violencia de las maras, hasta llegar a niveles intolerables para la población en general.

Los niveles de inseguridad generados por estos grupos delictivos se aumentaron, y el gobierno se sintió obligado tomar medidas drásticas en contra el crimen organizado, y desde mayo del presente año, echó andar un plan de “medidas extraordinarias” aprobadas y avaladas por unanimidad por los miembros del parlamento salvadoreño, conformado por las fracciones del partido gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), así como también por los diputados de la opositora de derecha, la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y otros partidos minoritarios, quienes lograron un consenso para apoyar al gobierno central en el combatir los niveles de violencia inaceptables..

Estas medidas , fueron orientadas en primer momento hacia siete centros penitenciarios ubicados en distintos puntos del territorio salvadoreño, desde donde los principales cabecillas de pandillas estaban ordenando extorsiones, asesinatos y otros crímenes por medio de comunicación con sofisticados aparatos celulares que eran introducidos de manera ilegal al interior de las prisiones. Para parar esta actividad se considera necesario aislar la señal de los teléfonos celulares, y de tal manera cortar la comunicación de los criminales desde el interior de las prisiones hacia afuera. Por su parte la policía nacional civil, en coordinación con las autoridades penitenciarias, y después de que el gobierno presionó las empresas telefónicas, realizó una supresión de comunicación celular y acciones operativas en los contornos de las cárceles para reducir la presencia de personas ligadas a miembros de grupos delictivos.

Después de organizar un grupo anti-pandillero dentro de la policía y el resultado incremento en violencia hacía la policía y sus familiares, el gobierno de la FMLN organizó la Fuerza Especializada de Reacción de El Salvador (FES) en base del conjunto de medidas extraordinarias en materia de seguridad. La Fuerza Especializada de Reacción El Salvador (FES), es un grupo elite conformado por mil hombres, entre 600 miembros del ejército y 400 policías, quienes han conformado patrullas y han sido diseminados en el territorio nacional, especialmente en áreas rurales, donde hay fuerte presencia de grupos de pandillas, mientras en las zonas urbanas la policía también cuenta con el apoyo del ejército para mantener la presencia gobermental controlando los territorios que han sidos en disputa con las maras.

El trabajo de la FES no únicamente se fundamenta en la represión del delito sino también en fomentar la confianza entre la ciudadanía honrada y decente que se ve afectada por estos grupos delictivos.

Pero más allá de todas las acciones operativas y preventivas que ejecuta el gobierno salvadoreño para mejorar los niveles de seguridad de sus habitantes, la población -- ya harta de la violencia-- reflejó su confianza en la Fuerza Especializada de Reacción (FES). En la más reciente encuesta de la CID Gallup Latinoamerica, publicada en el mes de mayo de 2016, revela que el 29% de los consultados dijo que esta fuerza hará mucho en el combate a la delincuencia, contra un 27% que dijo que hará poco, un 25% sostuvo que la fuerza hará algo, un 14% de los encuestados dijo que esta fuerza no hará nada y un 5% dijo no saber .

El Comisionado Howard Cotto director general de la Policía Nacional Civil, a casi tres meses más de la vigencia de las medidas extraordinarias mantiene que los homicidios se han visto reducidos significativamente. El funcionario detalla que en enero de 2016, se contabilizaron 740 homicidios, lo que significaba 23.8 homicidios cada día, en febrero el promedio diario fue de 23 homicidios , seguido de marzo con 19.7 homicidios por día; mientras que en abril el promedio diario reflejo 11.7 homicidios , y en mayo de 2016 se cerró con 11.3 homicidios diarios. En cuanto al intercambio de disparos o enfrentamientos armados con grupos designados de terroristas (principalmente las pandillas), han ido en aumento. El dato la policía da hasta el 30 de junio del presente año cuenta que se han registrado 299 casos, en donde los agentes han sido atacados, en tales hechos 298 pandilleros han fallecido tras enfrentarse con las fuerzas de seguridad.

Pero se han registrado algunas denuncias de personas sobre los supuestos excesos de la fuerza policial, cuyos casos están siendo investigados por la procuraduría para la defensa de los derechos humanos en El Salvador, mientras las autoridades de seguridad afirman que no tolerarán abusos de esa naturaleza , porque resta la confianza y credibilidad entre la población. Otra medida es la permanente campaña de denuncia en contra de los 100 criminales ya identificados y más buscados, de los cuales 15 ya fueron arrestados gracias al trabajo de inteligencia y denuncia ciudadana.

Los resultados obtenidos en materia de seguridad, a través de las medidas extraordinarias, son “resultados alentadores” dijo el presidente salvadoreño durante su intervención al rendir el informe de su segundo año de gestión presidencial, al tiempo que agradeció al sector político del parlamento la aprobación de 152 millones de dólares destinados al financiamiento de la seguridad pública. Y para financiar estas iniciativas, el gobierno ratificó una taza de 5% en el servicio telefónico y la venta de aparatos telefónicos Las medidas extraordinarias están funcionando bien, aseguran las autoridades del gobierno y si la tendencia de reducción de homicidios sigue como hasta ahora afirma el director de policía, “ de continuar la tendencia así, por primera vez estaremos poniendo el primer semestre de este año en verde, es decir que tendremos menos homicidios que en el primer semestre del año anterior.” A la par de las medidas extraordinarias de seguridad, el gobierno salvadoreño también impulsa otros programas complementarios de carácter social que involucra a los jóvenes, con el propósito de alejarlos de la violencia pandilleril, e incluirlos en programas de desarrollo educativo y que estos tengan mayores oportunidades en el campo laboral.

Pero hay que preguntarse si es posible mantener estas bajas en los índices de violencia y diminución en los números y poder de las pandillas, si la policía podía mantener su presencia en los espacios donde han suprimido la violencia pandillera, si la falta de empleo y otras posibilidades para los jóvenes pueden mejorarse de una manera suficiente para hacer más difícil el reclutamiento de jóvenes a las maras, y, por fin, si la policía puede proteger y no molestar los jóvenes y sus familias de una manera suficiente para convencerles que no tienen que confirmarses al régimen pandillera en su barrio.